Ya no estamos en Kansas…

We're not in Kansas anymore!Lo sé, lo sé, he dejado un poco abandonado este blog. Aunque no era mi intención, me he dejado llevar por el caprichoso tiempo irlandés y sus infinitos paisajes verdes. Me he sumergido en una nueva cultura y, al mismo tiempo, me ha servido para reconectar con algunas aficiones que había dejado de lado, como la fotografía.

No sé si estaré en la llamada etapa de «luna de miel» de los inmigrantes, pero no estoy mal del todo. Asentarse en un país y adaptarse a un trabajo nuevo no es un camino de rosas, requiere mucha paciencia y esfuerzo. Sea como sea, algo tengo claro: ya no estoy en Kansas.

Sobre el trabajo, he pasado de ser tester de localización a traductora. Como os podréis imaginar, las tareas desempeñadas en sendos puestos no tienen demasiado que ver. A veces, echo de menos la primera por trabajar más en contacto con el contexto; otras veces, agradezco la libertad de la segunda. Por lo que he podido comprobar, el nivel de responsabilidad de ambos varía muchísimo de empresa a empresa. En algunos casos, la última palabra la tiene el tester; en otros, el traductor. Aun así, si hay un factor común que he podido trasladar de una oficina a otra es el ambiente multicultural: la gran mayoría de los empleados no son nativos de la isla (muy LOSTiano, lo sé). Paradójicamente, ese ambiente te hace sentirte más en casa.

Aun así, trabajar como traductora en plantilla tiene sus ventajas e inconvenientes. Las ventajas son obvias: seguridad económica, horario predefinido, trabajo en grupo (seis ojos ven más que dos)… Los inconvenientes, probablemente, resulten menos obvios: muchas horas libres, falta de acceso a algunos materiales y una confusa jerarquía empresarial.

Lo dicho: no es mi intención abandonar este blog. Solo he descrito una pincelada de mi corta experiencia de dos meses. Si os interesa saber más sobre la vida en Irlanda, os invito a visitar mi blog personal.

¡Nos leemos pronto!

4 Thoughts on “Ya no estamos en Kansas…

  1. ¡Hola, Ana! Me imagino que estos meses no habrán sido precisamente fáciles pero, por lo que comentas, parece que estás aprovechando bien la oportunidad. Ya has trabajado de tester y ahora de traductora, por lo que estás acumulando una experiencia muy valiosa. Es fantástico poder leer casos como el tuyo, aunque sea de cuando en cuando. No importa cuándo actualices el blog, yo te seguiré leyendo. Pero la verdad es que genial poder leer unas líneas de cómo te está yendo por allí.

    Un saludo y ánimo con todo.

    Atentamente,

    Rafael López

    • ¡Hola, Rafa!

      Muchas gracias por los ánimos y por leerme. Por lo (poco) que he podido ver en Twitter, no te va del todo mal en el mundo de la traducción audiovisual. Me alegro mucho. A ver si os puedo seguir en el TraduEmprende de este mes. :)

      Un abrazo,
      Ana

  2. Supongo que en EA el tester tiene mucho más poder que el traductor, porque él es el que ve las cosas en su contexto. Si en la empresa en la que trabajas ahora, puedes ver el juego, deberías tener bastante control sobre el proyecto. Aunque si es una agencia, imagino que, además del desarrollador, también habrá que lidiar con el editor del juego.

Responder a Ana Cancelar respuesta

Post Navigation