Tag Archives: Control De Calidad

Localización 102: Tester de videojuegos

Hoy quiero hablar un poco más a fondo del papel para el que mis compañeros y yo estamos formándonos en EA Campus: tester de localización de videojuegos. A decir verdad, la información disponible en Internet (al menos en español) resulta bastante escasa, lo que me lleva a pensar que es un puesto relativamente desconocido. Como ocurre en un buen puñado de profesiones, la ignorancia y la falta de conciencia suelen atraer ideas falsas.

Hablar sobre testers de videojuegos es algo que me parece bastante ambicioso para abarcar en una sola entrada. Es un papel increíblemente amplio y raramente estático. Todo depende del enfoque que queramos darle: para muchos, no deja de ser un curro de verano; para otros, podría suponer el primer paso para adentrarse en la industria de los videojuegos.

Como ya dije en la entrada anterior, la diferencia de ideas es abismal desde dentro y fuera. Cuando cruzas ese umbral, tu percepción sobre el testeo o control de calidad de videojuegos cambia de forma radical. Desde fuera, es un puesto fácilmente infravalorable e incluso con tendencia a simplificarse. Para cualquier hardcore gamer, sería casi el trabajo de su vida. No obstante, ser el mayor jugón de la historia no te convierte en mejor tester o viceversa. Por supuesto, tener experiencia en varios géneros de videojuegos y saber manejarte en las distintas plataformas podría contribuir de forma positiva al desempeño de tu trabajo (y disfrutarás más, dicho sea de paso).

No obstante, antes de profundizar más en el tema, es necesario romper la burbuja: testear no significa jugar a tu aire. Como en la mayoría de los trabajos, tienes un jefe que te asignará las tareas del día y al que debes responder. Dicho de otro modo, lo normal es que te asignen una lista de tareas que deberás cumplir a lo largo de la jornada, lo que incluye testear todo tipo de juegos (los que nunca jugarías también), explorar distintos niveles o forzar ciertas situaciones dentro del mismo. El objetivo, al fin y al cabo, es detectar errores. En nuestro caso, se trata de errores de carácter lingüístico; no obstante, también existen otros tipos de testers (y por ende, distintos perfiles), encargados de explorar distintos aspectos del juego.

En cualquier caso, os puedo asegurar que el control de calidad no es algo que se tomen a la ligera. Es algo que está presente antes, durante y después del lanzamiento de un videojuego. Una buena forma de evaluar si has hecho un buen trabajo (primero como localizador y luego como tester lingüístico) es prestar atención a las críticas publicadas en Internet: si no se hace mención alguna a la localización, puedes estar tranquilo. En videojuegos, una buena localización es algo que el usuario raramente avala; no obstante, es de los primeros aspectos en mencionarse si no se realiza correctamente.

Por otro lado, ser tester también implica ciertas destrezas profesionales, aunque no suelen estar del todo definidas. En parte, es entendible: no existe formación específica para llegar a ser tester de videojuegos. Estamos conociendo personas en la industria con los perfiles más dispares que os podáis imaginar: ni todos son traductores, ni todos son ingenieros. Entonces, ¿qué se valora?

Si tuviera que elegir tres cualidades de los testers de localización, las resumiría del siguiente modo:

Conocimiento de idiomas

Lógico, si nos decantamos por la rama lingüística del testeo. Además de un perfecto dominio de tu lengua materna, es muy importante saber desenvolverse bien en inglés (tanto de forma oral como escrita), pues será tu lengua de trabajo. Por supuesto, cuantos más idiomas hables, mejor.

Destreza oral y escrita

Saber comunicarse bien es imprescindible en el desempeño de tu trabajo. Como parte del equipo, no solo es importante que interactues con tus compañeros de trabajo, sino también con la persona a cargo. A medida que evalúas un juego, deberás introducir los errores (bugs) que hayas detectado en la base de datos o, si se trata de errores mayores, comunicárselo a la persona correspondiente. Para ello, saber cómo redactar un informe de errores de la forma más correcta, breve y concisa es fundamental.

Concentración y atención al detalle

Lo dicho: testear no es jugar. Mantener un estado de concentración durante largos períodos de tiempo y haciendo tareas repetitivas puede llegar a ser bastante tenso y agotador. Con la práctica, también aprendes a  desarrollar cierto «ojo» para detectar errores.


Espero que esta entrada ayude a disipar un poco los mitos y leyendas del tester de localización de videojuegos. Si os interesa el tema, os recomiendo la lectura de Game Development Essentials: Game QA & Testing, que abarca en profundidad los distintos perfiles y funciones del tester de videojuegos.

Dos semanas en EA Campus

Llevo solo dos semanas viviendo en Madrid, aunque parece que hubiera pasado un mes. No sé si eso es algo bueno o malo. También llevo más de una semana posponiendo actualizar el blog. No me malinterpretéis, tenía ganas de escribir, pero no estoy segura de cómo ordenar todo lo ocurrido hasta ahora.

El 16 de abril empecé el curso/prácticas de formación en Electronic Arts como tester lingüístico,  bautizado este año como EA Campus. En total, somos 40 participantes, divididos en dos turnos de media jornada (mañana y tarde). En conjunto, somos un grupo bastante heterogéneo. A decir verdad, rompió muchas de mis primeras expectativas: ni todos son traductores, ni todos son hardcore gamers y ni todos son estudiantes. No obstante, la combinación de distintos perfiles y personalidades es algo que, sin duda, enriquece la dinámica del grupo.

El primer día, al entrar en las oficinas, era fácil adivinar las ganas e ilusión de todos por empezar el curso: ¿cómo eran las oficinas por dentro? ¿Quién nos enseñaría? ¿Probaríamos algún juego? ¿Quiénes eran nuestros compañeros? Quizá era la predisposición del primer día, pero fue bastante positivo percibir también la cercanía y motivación por parte de la propia empresa.

Algunas chucherías del primer día

El EA Campus es mi segunda experiencia en prácticas, pero me atrevería a decir que nada tiene que ver con las anteriores. Mis compañeros y yo tenemos la suerte de matar dos pájaros de un tiro: estamos adquiriendo formación práctica y, además, trabajando en algo que nos gusta. Para mí, ha sido un antes y un después en lo que a la localización de videojuegos se refiere. Había investigado sobre el tema en distintos libros y artículos en la red, pero no es hasta que trabajas en un entorno real que adquieres esa visión sobre la magnitud y dificultad del proceso. Había leído cómo la localización de videojuegos implica dominar ambos idiomas, conocer tu propia cultura, el factor creativo, etc. Sin embargo, ser un tester lingüístico no es lo mismo, ni implica las mismas funciones. Por supuesto, ayuda tener las mismas cualidades que un localizador, pero son papeles distintos.

No negaré que, desde fuera, parece un papel bastante atractivo: para ser sinceros, a mí también me gusta la idea de testear videojuegos y, encima, cobrar por ello. También he escuchado la opinión contraria: el tester es el último mono eslabón del proceso y, en la jerarquía de desarrollo de un videojuego, hay profesionales mucho más importantes que él o ella. Y, en parte, es cierto: no estás creando un videojuego pero sí participas en las últimas fases del lanzamiento del mismo. Debes ser proactivo y analítico a la hora de buscar soluciones, y, por supuesto, responsable a la hora de tomar decisiones. Aprobar o corregir errores recae, en última instancia, en el  propio criterio del tester. Dicho de otro modo, el tester lingüístico debe dar el visto bueno a la localización de cierto producto. Y, creedme, eso implica responsabilidad también.

Por otro lado, he tenido la oportunidad de desvirtualizar a traductores: mi compañera de piso, Maria Solà (@mariasola85) e Irene Marinas (@sanirameneri); así como conocer a otros no-tan-virtualizados (y ya que tanto se habla del tema, aprovecho para decir: sí, existen y trabajan). Por fin he podido entender parte del sentimiento que muchos transmiten de sus experiencias en conferencias, congresos y quedadas traductoriles. No solo he ganado amistades, sino también aprendido muchísimo sobre la profesión. Compartir ese tipo de experiencias es, sin duda alguna, algo que no se obtiene en ningún curso o aula universitaria.

¡Seguiremos informando!

Localización y control de calidad 101

Lo prometido es deuda. Comienzo la serie de entradas sobre los distintos perfiles del traductor-intérprete por uno de los roles más atractivos y (buenas noticias) en auge hoy día: la localización.

¿En qué se diferencia de la traducción? Aunque a menudo resulte difícil establecer límites entre la localización y la traducción, es imprescindible tener en cuenta la razón de ser de la primera: se trata de la adaptación lingüística y cultural de un producto a un mercado concreto. Este proceso, compuesto por varias fases, involucra no solo elementos textuales (gramática, ortografía, convenciones ortotipográficas), sino también la adaptación de elementos extralingüísticos, por lo que resulta imprescindible tener un amplio conocimiento de la cultura meta. En lo que concierne la interfaz del producto, tampoco debe descuidarse la adaptación de gráficos, audio o distintas convenciones de teclado, entre otros muchos detalles.

Localization is the process of taking a product and making it linguistically and culturally appropriate to a given target locale (country/region and language) where it will be used.

La definición anterior, acuñada por la ya extinguida LISA (Localisation Industry Standards Association), hace referencia al proceso de localización aplicado a un determinado «producto». En líneas generales, los productos involucrados en procesos de localización son tres: programas informáticos (software), videojuegos y páginas web. Asimismo, estos productos pueden presentar material de distinta naturaleza (técnico, humorístico, pedagógico, editorial), en multitud de formatos (texto, gráficos, subtítulos, doblaje) y plataformas (PC/Mac; consolas/aplicaciones móviles; CMS).

Dada la multitud de aspectos involucrados en el proceso de localización, se argumenta a menudo la necesidad de implantar esta serie de consideraciones desde las fases iniciales de desarrollo del producto. De este modo, la localización está íntimamente ligada a la internacionalización, cuyo objetivo es desarrollar productos que faciliten la creación de posteriores versiones localizadas del mismo.

Finalmente, se lleva a cabo el control de calidad para asegurar que el producto funcione de manera adecuada. Esta última fase puede incluir, entre otras, tareas como la comprobación de estándares de nomenclatura (terminología, guías de estilo), de aspectos lingüísticos (contexto, ortografía, gramática) y extralingüísticos (sincronización de audio e imagen).

En resumen:

¿Qué hace falta para ser localizador? ¿Qué hace falta para ser localizador?

  • En primer lugar, es indispensable contar con un nivel alto de inglés. Probablemente sea el idioma en el que debas desenvolverte.
  • … Sin olvidar un conocimiento exhaustivo de tu propia lengua y cultura.
  • Buen manejo de herramientas de ofimática.
  • Ser meticuloso hasta el más mínimo detalle: no es raro que el localizador trabaje con archivos que contengan etiquetas o tags referentes a distintos lenguajes de programación.
  • Por ello, resulta indispensable tener una visión general sobre cómo se estructura el contenido de estos productos para así poder determinar qué partes del texto deben ser traducidas y cuáles no.

Tampoco estaría de más... Tampoco estaría de más...

  • Manejar herramientas dedicadas a la localización. Por ejemplo, SDL Passolo o Alchemy Catalyst.
  • Conocer el sector o producto en el que nos queramos especializar, así como experiencia en distintas plataformas de uso.
  • Ideal: nociones básicas de programación.

Y, ¿dónde busco trabajo de localizador? Y, ¿dónde busco trabajo de localizador?
 Depende, por supuesto,  del producto o productos en los que te interese trabajar. Algunas sugerencias para empezar:

Si os habéis quedado con ganas de más... Si os habéis quedado con ganas de más...


Y esto es solo una pincelada general del tema. Seguro que me dejo algo atrás. ¡Espero vuestras sugerencias y comentarios! :)