Monthly Archives: julio 2013

You are browsing the site archives by month.

De vuelta, o reflexiones de una nómada

De vuelta, o reflexiones de una nómada¿Ya has vuelto?

Sí, por voluntad propia. Tenía cierto recelo a admitirlo abiertamente: he estado estos últimos 5 meses trabajando en dos empresas en Dublín y, por alguna razón, no puedo evitar pensar que no ha sido una fecha redonda, que todo parece haber pasado demasiado rápido y que he vuelto antes de lo que debería. Nunca he sido una persona que tomara decisiones a la ligera, aunque la tendencia últimamente me ha obligado a tomar decisiones difíciles a contrarreloj. No obstante, si algo he aprendido en estos últimos dos años, es que estar en el momento y lugar adecuados no es solo cuestión de suerte. En ocasiones, perseguir una oportunidad significa tirarse a la piscina sin estar del todo seguro si vas a tocar fondo. Mudarse de un sitio a otro (ya sea a nivel nacional o internacional) en tan cortos periodos de tiempo puede conllevar cierto desgaste emocional, pero quiero pensar que merece la pena. Aunque suene muy trillado: quien algo quiere…

Como iba diciendo, hasta hace poco me invadía cierto sentimiento de culpa. ¿Qué hago volviendo al ojo del huracán? ¿Han servido de algo estos 5 meses? Rebobinemos un poco.

  • He pasado cinco meses trabajando en el extranjero cuando no parecía haber una alternativa mejor a mi alrededor. En ese sentido, me alegro de haber aprovechado el tiempo aunque no haya sido un periodo excesivamente largo.
  • He tenido la oportunidad de trabajar en dos empresas relacionadas con la industria de los videojuegos desempeñando distintas labores como traductora y tester, respectivamente. CULTURETRANSLATE me permitió afianzar mi experiencia como localizadora y Activision a refrescar conocimientos de testeo de localización. Cada trabajo en plantilla es un mundo y toda experiencia siempre tiene sus más y sus menos, pero en ambas ocasiones he logrado aprender algo, tanto a nivel profesional como a nivel personal. Trabajar como traductora en plantilla es tener seguridad a fin de mes, beneficiarte de la enseñanza de compañeros con mayor experiencia que tú y aprender a ser paciente cuando tus ocho horas laborales no están plagadas de trabajo. Lo admito: en esto último, me llevo un suspenso.
  • No todo es el trabajo. Mudarse a otro país implica dejar atrás lo conocido y saber adaptarse a una nueva forma de vivir. Gracias a ello, he tenido la oportunidad de conocer un país y empaparme de una nueva cultura, he viajado y fotografiado paisajes impresionantes a mis anchas, he conocido a un puñado de gente interesante y he ganado algo de perspectiva.

¿Es un fracaso? No. ¿Podría haber pasado más tiempo? Imagino que sí. No obstante, como ya os dije, opino que las oportunidades hay que cazarlas en el momento adecuado, aceptando los sacrificios que ello conlleve. Al principio, no hay ninguna otra fórmula mágica. De hecho, resulta imposible trazar un camino en línea recta.

Así que, aquí estoy: otro verano en Madrid, decidida a seguir aprendiendo y trabajando por lo que me gusta, persiguiendo proyectos y aprendiendo cada día un poquito más de la industria.

Y dentro de otros cinco meses, ya veremos.

¡Feliz verano a todos!