Monthly Archives: mayo 2012

You are browsing the site archives by month.

«¿Cómo empezar?» La pregunta del millón

A medida que se acerca el final del EA Campus, no dejo de pensar que ha sido mucho más que un curso de formación en testeo de localización de videojuegos. Casualmente, la mayoría de los españoles del Campus son traductores, con lo que también he podido seguir desarrollándome como tal. En un solo curso, nos hemos congregado tanto traductores en ciernes como traductores profesionales, sin olvidar a aquellos que se encuentran a mitad del camino. Curiosamente, la pregunta «¿cómo empezar?» sigue estando presente en cualquier encuentro traductoril, sobre todo si incluye a personas que se encuentran en distintas etapas de su carrera profesional. Lo cierto es que no existe una única respuesta.

Resulta un tanto paradójico. El oficio del traductor suele estar a menudo ligado con la idea de trabajar solo durante muchas horas. No obstante, resulta casi imposible salir adelante sin la ayuda de tus colegas de profesión. Sales de la universidad y piensas que todo lo que tenías que aprender lo has hecho entre cuatro paredes, cuando el caso es el contrario: empiezas a aprender cuando estás en contacto con el mundo real, y eso incluye a otras personas.

Ahora que me acerco a un entorno más profesional, he tenido la oportunidad de conocer a otros traductores. En ese momento, me di cuenta que dejaba de escuchar solo quejas y que, en su lugar, contaban su propia experiencia. Por supuesto, son experiencias que no están exentas de dificultades (¡ni mucho menos!), pero son historias que desprenden algo más. No solo se trata de admitir las dificultades, sino también de ofrecer consejos y soluciones a partir de la propia experiencia. Al fin y al cabo, hay cosas que no se aprenden en la universidad. O no se enseñan.

Si algo he aprendido, es que la negatividad es peligrosa y se extiende muy fácilmente. Nadie (o casi nadie) se molestaba en hablar y ofrecer posibilidades o alternativas reales. Como resultado, muchos recién licenciados acabamos refugiándonos en la rutina, continuando los estudios de una forma u otra. Pocos nos atrevimos a saltar directamente al mercado laboral.

En cualquier caso, es importante mantener los pies en la tierra. Los comienzos son duros y requieren sacrificio; no tiene sentido negar eso. Aun así, en el momento en el que estás en contacto con otras personas que también lo están intentando y que, finalmente, lo consiguen, cambia tu percepción. Ahora, es lo que intento hacer: pregunto, escucho y tengo en cuenta sus consejos (también intento ofrecer los míos en la medida de lo posible). La buena noticia es que funciona. Estoy dando mis primeros pasos y, a la vez, sigo aprendiendo.

Bueno, pero hablemos en concreto: ¿qué consejos daría a aquellos que queréis lanzaros al mercado laboral?

Continue Reading →

Localización 102: Tester de videojuegos

Hoy quiero hablar un poco más a fondo del papel para el que mis compañeros y yo estamos formándonos en EA Campus: tester de localización de videojuegos. A decir verdad, la información disponible en Internet (al menos en español) resulta bastante escasa, lo que me lleva a pensar que es un puesto relativamente desconocido. Como ocurre en un buen puñado de profesiones, la ignorancia y la falta de conciencia suelen atraer ideas falsas.

Hablar sobre testers de videojuegos es algo que me parece bastante ambicioso para abarcar en una sola entrada. Es un papel increíblemente amplio y raramente estático. Todo depende del enfoque que queramos darle: para muchos, no deja de ser un curro de verano; para otros, podría suponer el primer paso para adentrarse en la industria de los videojuegos.

Como ya dije en la entrada anterior, la diferencia de ideas es abismal desde dentro y fuera. Cuando cruzas ese umbral, tu percepción sobre el testeo o control de calidad de videojuegos cambia de forma radical. Desde fuera, es un puesto fácilmente infravalorable e incluso con tendencia a simplificarse. Para cualquier hardcore gamer, sería casi el trabajo de su vida. No obstante, ser el mayor jugón de la historia no te convierte en mejor tester o viceversa. Por supuesto, tener experiencia en varios géneros de videojuegos y saber manejarte en las distintas plataformas podría contribuir de forma positiva al desempeño de tu trabajo (y disfrutarás más, dicho sea de paso).

No obstante, antes de profundizar más en el tema, es necesario romper la burbuja: testear no significa jugar a tu aire. Como en la mayoría de los trabajos, tienes un jefe que te asignará las tareas del día y al que debes responder. Dicho de otro modo, lo normal es que te asignen una lista de tareas que deberás cumplir a lo largo de la jornada, lo que incluye testear todo tipo de juegos (los que nunca jugarías también), explorar distintos niveles o forzar ciertas situaciones dentro del mismo. El objetivo, al fin y al cabo, es detectar errores. En nuestro caso, se trata de errores de carácter lingüístico; no obstante, también existen otros tipos de testers (y por ende, distintos perfiles), encargados de explorar distintos aspectos del juego.

En cualquier caso, os puedo asegurar que el control de calidad no es algo que se tomen a la ligera. Es algo que está presente antes, durante y después del lanzamiento de un videojuego. Una buena forma de evaluar si has hecho un buen trabajo (primero como localizador y luego como tester lingüístico) es prestar atención a las críticas publicadas en Internet: si no se hace mención alguna a la localización, puedes estar tranquilo. En videojuegos, una buena localización es algo que el usuario raramente avala; no obstante, es de los primeros aspectos en mencionarse si no se realiza correctamente.

Por otro lado, ser tester también implica ciertas destrezas profesionales, aunque no suelen estar del todo definidas. En parte, es entendible: no existe formación específica para llegar a ser tester de videojuegos. Estamos conociendo personas en la industria con los perfiles más dispares que os podáis imaginar: ni todos son traductores, ni todos son ingenieros. Entonces, ¿qué se valora?

Si tuviera que elegir tres cualidades de los testers de localización, las resumiría del siguiente modo:

Conocimiento de idiomas

Lógico, si nos decantamos por la rama lingüística del testeo. Además de un perfecto dominio de tu lengua materna, es muy importante saber desenvolverse bien en inglés (tanto de forma oral como escrita), pues será tu lengua de trabajo. Por supuesto, cuantos más idiomas hables, mejor.

Destreza oral y escrita

Saber comunicarse bien es imprescindible en el desempeño de tu trabajo. Como parte del equipo, no solo es importante que interactues con tus compañeros de trabajo, sino también con la persona a cargo. A medida que evalúas un juego, deberás introducir los errores (bugs) que hayas detectado en la base de datos o, si se trata de errores mayores, comunicárselo a la persona correspondiente. Para ello, saber cómo redactar un informe de errores de la forma más correcta, breve y concisa es fundamental.

Concentración y atención al detalle

Lo dicho: testear no es jugar. Mantener un estado de concentración durante largos períodos de tiempo y haciendo tareas repetitivas puede llegar a ser bastante tenso y agotador. Con la práctica, también aprendes a  desarrollar cierto «ojo» para detectar errores.


Espero que esta entrada ayude a disipar un poco los mitos y leyendas del tester de localización de videojuegos. Si os interesa el tema, os recomiendo la lectura de Game Development Essentials: Game QA & Testing, que abarca en profundidad los distintos perfiles y funciones del tester de videojuegos.